martes, 1 de noviembre de 2011

Apuntes para un Vocabulario de Voces y Expresiones Locales

Hace ahora diez años, publicaba en la Revista de las Fiestas del Valle unos apuntes para un vocabulario de voces y expresiones locales de Valencia del Ventoso. Hoy lo traigo a este cuaderno para darlo a conocer a todos lo amigos de nuestro blog.

Decíamos entonces, septiembre de 2001:

La intención que nos mueve a publicar esta recopilación de urgencia de voces y expresiones propias de nuestro pueblo, es la constatación de que su uso se va reduciendo día tras día, de tal forma, que algunas son apenas conocidas por personas con cierta edad.

Hemos creído necesario hacerlo cuanto antes, dado que el uso de muchas de estas expresiones se está perdiendo irremisiblemente. Una de las razones que hacen que estos términos estén desapareciendo tan rápidamente de nuestro habla es la enorme influencia de los medios de comunicación. Otra es el hecho de que están mal vistas, se consideran vulgares, cuando en realidad no son vulgares, sino dialectales. Forman parte de nuestra cultura popular y no debemos avergonzarnos de utilizarlas, al contrario debemos estar orgullosos de ellas. Por ejemplo, es una vulgaridad decir “me se olvidó” en lugar de “se me olvidó”, pero no es vulgar utilizar correctamente la s expresiones propias de nuestro habla popular. Oírlas hace sentirnos en casa, mirar con simpatía a la persona que la pronuncia, nos traen recuerdos de lugares, juegos y momentos agradables de nuestra infancia y, sobre todo, si las oímos en un lugar lejano, extraño, apartado de nuestra tierra, nos hacen volar con la imaginación y reconocemos con cariño que estamos oyendo a alguien de los nuestros.

Este vocabulario, poco o nada académico, que ahora presentamos, no trata de ser total ni completo, por lo que pedimos colaboración para, en próximas ocasiones, añadir lo mucho que falta y corregir lo errado, que seguro que no es poco.

Abaté: Casi, por poco.

Acerones: Acedera, planta herbácea carnosa de sabor ácido que se cría en las paredes viejas de piedra, es comestible.

Acinojo: Hinojo. Planta aromática.

Ajo porro: Ajo silvestre.

Alisón: Peinado, arreglo del pelo.

Almerga: Surcos en el barbecho que marcan la parcela a labrar.

Ambozá: Lo que cabe en dos manos juntas y abiertas. Cantidad considerable de algo.

Amargorso: Amargo. De sabor fuerte y desagradable al paladar.

Antié: Anteayer.

Añugarse: Atragantarse.

Archiperre: Apero, útil, herramienta.

Arrecio: Aterido, paralizado, entumecido o rígido a consecuencia del frío.

Arrepío: Decisión o impulso repentino motivado por una pasión o por algo que ocurre de forma inesperada. Pronto.

Atorrullado: Persona que está hecha un lío, que actúa con torpeza o falta de tranquilidad, que no tiene las cosas muy claras. Atolondrado.

Bago: Grano de trigo, cebada, uva…

Bambo: Vestido de mujer holgado, cómodo y ligero, que se suele usar para estar en casa.

Bejino: Sofocado, acalorado.

Bendanzo: Golpe dado con un bendo.

Bendo: Palo grande y grueso.

Berfo: Morro, hocico, labios, careto.

Bilarda: Juego infantil.

Bujarda: Chozo de piedra.

Calapatricio: Sentido común, sensatez.

Campear: Lanzar lejos. Llegar lejos con algo.

Cañifote: Saltamontes.

Caraba: Asueto, descanso, jolgorio.

Carcaño: Roto o “tomate” del calcetín.

Carrefilera: Fila, hilera.

Casuco: Vivienda muy pequeña y humilde.

Cevique: Obsesión.

Coguta: Cogujada, pájaro que anida en el suelo, parecido a la alondra.

Colgaero: Pareja de chorizos, morcillas,…, unidos por dos cuerdas.

Cona: Círculo dibujado en el suelo que sirve de meta para el juego de la Bilardo, repión,…

Cono: Vasija grande de cemento que sirve para almacenar vino.

Costilla: Trampa para cazar pájaros.

Chinote: Piedra pequeña. China.

Chipitón: Chorro pequeño, rápido y breve.

Chiquinino: Pequeño.

Disanto: Día de fiesta.

Doblao: Granero en el piso alto de la vivienda.

Embirmao: Entretenido en algo, ocupado.

Embollarse: Mancharse los zapatos al pisar una mierda.

Emparempá: Puerta de dos hojas totalmente abierta.

Empercudío: Muy sucio, que por mucho que se lave no le sale la suciedad.

Encarregilar: Cuando se le coge el truco a la cosa.

Engurrío: Arrugado, encogido.

Enrabaos: Ir o llegar tarde.

Entenguerengue: Algo que está poco seguro, a punto de caerse.

Escarranchao: Abierto de piernas.

Escurraja: Residuos, posos.

Espiche: Botijo.

Estaribé: Caseta, tenderete.

Estirancao: Estirado, extendido.

Estripao: Aplastado.

Estrumpir: Estallar, explotar.

Facho: Candela, hoguera.

Faratar: Deshacer, desmontar, descoser.

Farragua: Desaliñado.

Farrondón: Desconchado de la pared.

Frijones: Alubias blancas.

Galocha: Persona que sale mucho, callejera.

Jaba: Pie grande.

Jaquetona: Mujer grande y bien plantada.

Jardazo: Porrazo, caída.

Jeringo: Churro.

Jerrete: Vaina de haba pequeña y tierna.

Jincarse: Tomarse, beberse o comerse algo.

Jocino: Hoz para segar.

Jondear: Esconder, enterrar.

Jorra: Infértil.

Joyaura: Herida, rozadura en las caballerías.

Judiquear: Aprovecharse del más débil haciéndole diabluras.

Jurguiña: Persona impaciente, inquieta.

Lambucear: Gañotear, pelotear, fisgar.

Lambuzo: el que lambucea, lameculos.

Lenguarón: Chivato, deslenguado. Persona que habla más de la cuenta, lenguaraz.

Mantujo: Que no está bien de salud.

Mecedero: Columpio.

Merendilla: Merienda, comida ligera a media tarde.

Miajón: Miga del pan.

Mijina: Trocito, poca cantidad.

Morgaño: Araña.

Morterá: Gran cantidad de dinero.

Pardal: Gorrión.

Pelona: Helada.

Pensadero: Dependencia urbana e independiente de la vivienda que sirve de establo, pajar y almacén de pienso, aperos y herramientas de labranza.

Peñascazo: Pedrada.

Perfa: Paliza.

Perrengue: Órgano sexual femenino.

Pingayo: Harapo.

Pintón: Medio borracho, piripi.

Pitera: Agujero pequeño, orificio, pinchazo.

Pómpora: Burbuja, pompa.

Presa: Pringá del cocido. Trozo de carne para asar.

Puelme: Pasta espesa.

Pujiede: Quejita, pelmazo.

Rafero: Animal que intenta comer en todos los sitios.

Raspajeo: Ruido leve.

Rebolo: Canto rodado de mediano tamaño. Persona gruesa.

Remear: Repetir, mofar, imitar con guasa.

Repeluco: Escalofrío, repelús.

Repiao: Ido, tonto.

Repiar: Girar.

Repión: Peonza.

Rescocío: Rencoroso, resentido.

Resencio: A la intemperie en la noche.

Romancera: Espinaca silvestre, planta comestible.

Sequillo: Torta de pan sin miga.

Sopílfera: Persona de poco fiar.

Tanganilla: Cardillo silvestre, planta comestible.

Tanganillo: Palo que se les cuelga del cuello a los galgos para que no cacen en la veda.

Topetón: Cornisa de la chimenea.

Tosanto: Día de Todos los Santos. Donativo en frutos del tiempo que se da en estas fiestas.

Trocolear: Mover repetidamente hacia ambos lados. Agitar.

Turrao: Requemado.

Valdao: Dolorido.

Zaranda: Criba.

Zugar: Chupar, sorber, mamar.

Zugo: Jugo, zumo.